viernes, 19 de febrero de 2010

Llueve como la puta madre, y encima


la imaginacion tiene un rasgo secundario que siempre me parecio recontra copado. Ademas de ser el ejercicio creativo mas grosso, te da la posibilidad de hacerte a la idea de situaciones que en su momento parecian imposibles.


Te imagine muchas veces con una camisa mia puesta. Y obvio, la postal era terriblemente hermosa. El cuadro se completaba con un sillon-ponele-, en un ambiente mas cercano a un domingo de invierno a la mañana, que a un sabado 5 de la madrugada en un telo, forzando los resortes del colchon.
Ese inicio de intimidad muy 3, 4 meses; donde aprendés ciertas costumbres del otro.
Cuando me lo imaginaba, parecia la via misma. Pero nunca pasó.

Esto viene a cuento de algo. Y es que por causas mas cercanas a la tecnologia que a la suerte, te veo con una camisa de hombre. Obvio que no es mia. Parece que ese productor/director/avivado te convencio de que sos ideal para la cámara (ojo cosa cierta, el coctel "rubia+ curvas+actitud" es innegable). Ahi estas con la camisa. Era como me lo imaginaba

Borrar de la agenda, evitar el msn, esas ventanitas naranjas de mierda. Y hasta dejar de ir por ciertas cuadras; porque vivir cerca hace el encuentro casual, causal e incomodo.
Pero veo 4 fotos tuyas y quedo hecho un pelotudo.

Y por escribir estas palabritas sensibleras, se me mojo toda la cama y la plata que estaba en mi super cajita/alcancia.

Golpearia la parede, pero es fija que me rmpo algun hueso.

1 comentario:

Eloy dijo...

La portada del Cd de Phoenix combina zarpado con el blog, eh.