sábado, 28 de febrero de 2009

Lo bueno de ser hijo de padres divorciados, es que uno aprende a lucrar desde muy chico con la desinformacion y las mentiras entre los cónyuges.


En el mundo actual esta habilidad es casi indispensable en ciertas circunstancias, por lo que nos han ahorrado muchisimo tiempo y esfuerzo con esta vivencia.

Y todavia algunos recurren a psicólogos, porque piensan que sus problemas actuales, tienen origen en la división del hogar, y el trauma producido por esos actos escolares donde nunca iban ambos padres.


Son gente a la que lo urgente, no le deja ver lo importante, no hay caso.
Hay que mirar el vaso medio lleno.
aunque sueno muy cliché tengo razon gente.


Asique Vos, traumadito, seguro se separaron por terceros, no porque vos hayas sido una decepción (y el psicologo enojadísimo conmigo, le cagué 4 años de sesiones que tenía por ganadas ya).

2 comentarios:

Pedro dijo...

Lo mejor es cuando la mujer de tu papa es como una mamá más y te presta SU auto y te presta guita a contramano de lo que piensa el progenitor de uno ajajaj

Te digo más a veces tenes que oirla hablar con mi vieja y te cagas de la risa :)

Los sicologos solo quieren sacarnos billetines y siempre van a encontrar una causa para que nos sintamos poco queridos por los otros asi que no hay que entrar en su juego malvado...

Luly Bernasconni dijo...

Como hija de padres divorciados que soy, estoy completamente de acuerdo...

Para los hijitos traumados: los piscologos son puro bla bla, tomate un vino y olvidate. Si sos mina, reventale la tarjeta a tu viejo en Patio Bullrich, el te va a perdonar, si "sos la nena" y si sos varoncito, afanale el auto a tu vieja, ella te va a perdonar, si "sos el nene"