miércoles, 18 de mayo de 2011

suck it and see

Y mis cosas de pibe me encantan. Esa cara seria que me acompaña hace mucho, que cambia cuando la ironía (constante en mi) aparece, y me hace reir. O reirme, NO! no vivo riendome del resto, aunque parezca. Es que lo mio pasa por los ojos, todo lo digo con los ojos. Brillan, se apagan, son medio verdes y miel, depende el día y el humor y las horas de sueño. Pero volviendo al tema, son mi honestidad hacia las cosas, la gente. Quien me conoce sabe que todo se trata de mirarme a los ojos. Como a los magos que ocultan todo, pero si uno mira atento las manos...

Hace un tiempo, cuando hace poco nos conocíamos me dijiste de prepo: " Me encantan tus ojos", y una novia anterior me lo decía siempre pero no era lo mismo. Porque a vos no te gustaron mis ojos, sino lo que dicen, por eso cuando te miro fijo te mordés el labio siempre. Y cuando me vas a decir algo que sabes no quiero escuchar, bajas los ojos y por nada del mundo me repetis eso (que tiene más forma de navaja que de oracion), por que cuando te miro no te animas, pero eso ahora no importa.

Porque esas cosas de pibe mias, como alegrarme un día porque me baje ese CD que tanto esperaba y sé con toda seguridad que mañana lo voy a escuchar todo el día-como ahora mientras escribo- y me gusta pensar que me inspira.

Y terminar un libro y que me ponga triste. Y enojarme si no hay Nesquik, ver la pantera rosa con mi hermanita y explicarle que yo veia eso cuando era chico, etc.

Y cómo se asombra la gente al ver que no soy tan serio, casi dirían copado. Y la risa de mi amigo Lucho cuando me ve pasar de la total inexpresion de cigarrillo en patio de pub, a la extroversion de charla con esa morocha que entre lo linda, alta y esa tonada, la puta madre, esa tonada.

2 comentarios:

Jimena con jota dijo...

Este post me hace acordar a cuando me quedo mirando fijo a las personas, no por nada particular, sino porque me gusta mirar.

Un beso vecino

Eloy dijo...

Jimena: Claro, en este caso, sería yo mirandome fijo al espejo y transcribiendo lo que pienso al verme.